El Compliance o cumplimiento legal es un conjunto de procedimientos y buenas prácticas adoptados por las empresas para identificar y clasificar los riesgos operativos y legales y establecer mecanismos internos de prevención, identificación, gestión y control de los mismos.

Es importante porque el entorno legislativo de la empresa ha cambiado con la Ley orgánica 1/2015 que entró en vigor el 1 de Julio de 2015. La persona jurídica podrá quedar exenta de responsabilidad penal si cuenta con un modelo de prevención y detección de delitos eficaz. De ahí la importancia de que las empresas apliquen protocolos de buen gobierno, además así evitará multas y sanciones a la empresa.

Requiere un compromiso por el Órgano de Administración y el primer paso será elaborar un mapa de riesgos penales tanto orgánicos como funcionales. Habrá que elaborar protocolos, manuales de procedimientos y programas formativos para trabajadores y el órgano de administración. Para ello se deberá nombrar a un responsable del programa para la implementación, seguimiento y control.

También será necesario implementar un sistema efectivo de sanciones e infracciones del modelo de prevención. Se debe establecer un canal de denuncias garantizando la confidencialidad para evitar represalias. Se elaborará un código ético, debido a que los códigos de conducta y de buen gobierno son necesarios.

Para que funcione correctamente habrá que realizar una supervisión, actualización y seguimiento del programa. Además de realizar auditorías periódicas.

Entre las finalidades del programa podemos destacar: cumplir con la legalidad vigente, análisis de potenciales riesgos penales en la empresa, minimizar el riesgo de la comisión de delitos, evitar daños patrimoniales y reputacionales, identificar a posibles infractores y establecer medidas de control.

Su principal objetivo es la exención de la responsabilidad penal, y además destacan otros objetivos como: buena imagen ante terceros, protección de la persona jurídica, o implementar un plan de acción para minimizar los riesgos.

Por lo tanto, el Compliance depende de la creación de una cultura corporativa de estricto cumplimiento de las normas y políticas éticas de la empresa. Por ello, es fundamental establecer mecanismos de control con un sistema de sanciones e infracciones del modelo de prevención ante posibles incumplimientos, incluyendo: acciones de formación, una estrategia de comunicación interna y externa del programa y la adopción de buenas prácticas.

La gestión de riesgos y el Compliance es uno de nuestros servicios, por lo que para cualquier duda o consulta no dude en ponerse en contacto con nosotros.

881 977 196

info@obz.es